Rosas afiladas

miércoles, octubre 17


Queridos amigos virtuales,

Abrí la puerta de mi habitación y el tacón de mi zapato izquierdo estuvo a punto de hacerme resbalar desconsideradamente. Me agaché y cogí el papel que había pisado. Con letra rápida y desgarbada me decía:

"No sabes lo corta que se me hizo la otra noche contigo. Mi corazón se muere de ganas de verte otra vez. Te espero esta noche en la entrada del internado, a las siete. Tengo una sorpresa para ti. Espero que no faltes, aunque sea en agradecimiento por mi silencio.
"Robert"


Un escalofrío se filtró bajo mis sedosas medias y me recorrió la espalda en zigzag, serpenteó hasta mi mano y sacudió las letras del papel, que volaron un instante por el aire. Después se estrellaron violentamente contra el espejo de la pared guiadas por la fuerza de la intuición, recomponiendo ante mis ojos un mensaje muy distinto al que en apariencia figuraba en la nota:

"Sabes que la otra noche no me diste tiempo a cobrar el precio de mi silencio, así que me muero de ganas de verte otra vez. Esta noche a las siete saldaremos tu cuenta en la entrada del internado. Pagarás con tu corazón. Espero que no faltes o tendré que darte una sorpresa.
"Robert"


Me quedé boquiabierta y me senté en la orilla de la cama. No sabía qué pensar. La misiva de Robert parecía contener el mensaje que habita en el corazón del amante infiel que únicamente desea apagar el fuego de su deseo. Aparentemente transparente cual Dry Martini. Pero entonces ¿qué era lo que hacía que las letras formaran bajo mis infinitas pestañas ese otro mensaje tan desagradable?

Si algo había aprendido en este último año, queridos, era que no debía despreciarse el poder de la intuición. Esa sabiduría provenía de algún lugar escondido entre el corazón y mi pamela, y por Christian Dior que eso es tan cierto como que cada día la epidermis necesita hidratación.

Pausadamente paseé por mi habitación, alargué despreocupadamente la mano y acaricié la rosa roja que adornaba el jarrón de la entrada.

No me quedaba más remedio. Iría a la cita, pero arropada por el aroma de la cautela.

Sinceramente vuestra, y desasosegada
Pamela

Etiquetas:

Susúrrame  |   Llévame  

 

Diamantes... 4

  1. Escrito por Anonymous Zeus

    viernes, octubre 19, 2007 7:18:00 p. m.

    Tiran más dos tetas que dos carretas

     
  1. Escrito por Anonymous Desintoxicado Sangría de Rubíes

    domingo, octubre 21, 2007 1:09:00 p. m.

    Pamela,

    sigo inmerso en un mar de dudas. En mi mano cuelga una jarra de sangría que aun no sé si probaré. Quedarme como estoy, en un estado de lucidez permanente o embriagarme para llegar hasta el ansiado Chico Sangría.

    En mis sueños navego en una barquichuela de palillos chinos en un mar tormentoso de sangría, y la lluvia que cae es rosada e impregna mis vestimentas blancas y puras de un carmesí intenso y de un fuerte olor a tinto.

    Necesito consuelo, norte, vistas al futuro. ¿Por qué cuándo lo busco no está y cuando desisto aparece?

    Algo atontado, y noctámbulo,

    Desintoxicado Sangría de Rubíes

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    viernes, noviembre 16, 2007 1:08:00 p. m.

    Querido Zeus,

    Como padre de los Dioses y Dios Supremo del Olímpo, intuyo que debes tener un físico celestial. ¿Puedo atreverme a pedirte una imagen tuya? Significaría tanto para mí...

    Siempre tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    viernes, noviembre 16, 2007 1:10:00 p. m.

    Querido Sangría de Rubíes,

    Las dudas zarandean tu alma como los cuentos se inmiscuyen en mi realidad. Oh, querido, la vida es siempre un misterio inexplicable lleno de recovecos insondables. Zambúllete en ellos, verás como la lluvia se vuelve tornasolada y fresca. Déjate llevar a playas vírgenes y desiertas si el mar de la vida así lo pretende...

    Siempre tuya,
    Pamela

     

Susúrrame  |   Inicio