Tapiz de hilos de martini

martes, abril 17


Queridos amigos virtuales,

De nuevo Christopher y yo hicimos una visita sorpresa a Alessandro en su piso, y de nuevo nos recibió vestido como la primera vez, aunque esta vez yo ya estaba preparada para la situación y él tenía atado el batín. Se puso contentísimo por nuestra visita, y sobretodo por el regalo que le llevé como disculpa por haberle pisado el esguince cuando me asusté el último día. Era un set de coctelería cuyo diseño lo hacía totalmente único y exclusivo. Mantuvimos una amena conversación mientras degustábamos unos deliciosos cócteles que él mismo nos preparó para estrenarlo.

Después le pedí si me podía volver a poner “Desayuno con diamantes”, ya que el último día no pude disfrutar del final del film y además me apetecía verla de nuevo para percatarme de los detalles que siempre pasan desapercibidos la primera vez. Era superior a mí, tenía que verla, queridos, aún a sabiendas de que no era muy cortés de mi parte dejarles solos, y más habiendo venido de visita, pero entendí que había la suficiente confianza y sabía que Alessandro sabría compenetrarse con Christopher dada su versátil capacidad de conversación.

Así que mientras yo disfrutaba de la película, efectivamente mi barman y mi chauffeur charlaron animadamente y hasta me pareció ver a Christopher dinámico y resuelto como no recordaba haberlo visto desde hacía mucho tiempo. Cabe decir que estaba de lo más apuesto con la camiseta de manga corta que Alessandro le había prestado para que estuviera más cómodo bajo el calor de la calefacción, y su torso era... de lo más sugerente. Constaté con agrado que Christopher tampoco era inmune al encanto de Alessandro, y conforme pasaban los minutos y Holly y Fred se acercaban al encuentro bajo la lluvia en que los dejé la última vez en la película, mis dos acompañantes se fueron compenetrando cada vez más hasta que al final sus risas de simpatía llenaron el aire.

Cuando acabó el film, intenté introducirme en la conversación que mantenían, pero hablaban de algo de lo que yo no entendía, así que al cabo de un rato, aburrida e ignorada por mis dos acompañantes, me dispuse a curiosear por el loft de Alessandro. Vagué por los deliciosos espacios hasta que me topé con una estantería en la que descansaban algunos libros. Al verlo llamó inmediatamente mi atención, no podía ser de otra manera al estar relacionado con Alessandro Martini, el cuál yo sabía que era uno de los fundadores de la empresa que fabricaba la ambrosía que tanto me gustaba. De nuevo me pareció una reveladora señal el hecho de que mi barman se llamara como él. Me serví una copa de martini, me senté en un cómodo diván, lo abrí y me dispuse a leer para descubrir todos sus secretos.

Me salté más o menos la parte que ya conocía —la que había investigado en la biblioteca de Madrid—, hasta el momento en que la empresa desplazó su producción a Pessione di Cheri en 1864, abriéndose al mundo.

El trabajo de la compañía no tardó en obtener su recompensa, pues tuvo un éxito del todo inmediato. En un solo año el maravilloso vermouth ganó la primera medalla de la Exhibición de Dublín, dos años después la receta de Rossi fue premiada en la prestigiosa exhibición de París y tras éstos llegaron varios galardones más en los años siguientes. 1867 marcó la llegada de la empresa al mercado estadounidense con el envío de las primeras 100 cajas de vermouth a Estados Unidos, y mientras tanto el vermouth se convertía en Europa en la bebida preferida por la realeza —cuánta sabiduría, queridos— hasta el punto que, en 1868, el Rey Víctor Emmanuel II autorizó que pusieran el escudo de armas de la Casa de Savoy en la etiqueta de la botella, iniciando así una tendencia que a comienzos del siglo siguiente llevó a que ya ostentara los blasones reales de España, Portugal, el parlamento Británico y las ciudades de Melbourne y Antwerp, entre otras.

En 1879, con la muerte de Teofila Sola, la compañía cambió su nombre al que se convertiría en su nombre permanente, el que ha llegado hasta nuestros días: Martini & Rossi. A partir de 1880 la compañía empezó a expandirse internacionalmente creando sucursales en Buenos Aires (1884), Génova (1886) y Barcelona (1893), de manera que a principios del siglo XX no sólo había conquistado Italia, sino que era la que más vendía en Estados Unidos, Brasil, Argentina, Grecia, Portugal, Bélgica, Suiza, Turquía y Egipto. Para entonces, una nueva generación se preparaba para tomar el relevo del control de la compañía, los cuatro hijos de Luigi Rossi, de forma que con la triste muerte de Alessandro Martini en 1905 la compañía pasó a ser íntegramente de la familia.

Fue entonces cuando la compañía extendió verdaderamente su línea de producción y distribución, abriendo una serie de sucursales extranjeras respaldadas por una central, de manera que las ventas se adaptaban al mercado dependiendo de las preferencias, pero la mezcla botánica que constituía el corazón de la bebida continuó produciéndose en la compañía padre. Que delicioso misterio, queridos, el de tal corazón.

Cuando la fama de la marca creció realmente fue cuando se inventó un nuevo cóctel: el martini —maravilloso invento por el que doy gracias al cielo cada día, evidentemente—. No está claro quién inventó la bebida, pero la popularidad del cóctel creció tanto que, en 1922, cuando la compañía registró el nombre de la marca Martini, en los Estados Unidos fue forzada a etiquetar de todas formas como Martini & Rossi debido a que la fama del cóctel había crecido ya más que la de la propia compañía. Aún así, el vermouth de Martini & Rossi se convirtió en sinónimo de martini y, cuando echaron de su trabajo a los barmans estadounidenses a causa de la Prohibición legislativa, éstos encontraron trabajo tras la barras de los grandes hoteles europeos, introduciendo el martini en un mercado altamente receptivo y extendiendo su fama prácticamente a nivel mundial.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la familia Rossi se encargó de reconstruir la compañía, lanzando una oleada de iniciativas publicitarias —como hizo en años anteriores— que la situaron como una bebida sofisticada y joven, iniciando una moda que culminó con la adopción de martini como la bebida favorita del glamouroso James Bond en los años 60 y, por supuesto, que en años venideros desembocaría en mi irremplazable chico martini con su increíble sensualidad.

A partir de entonces la compañía intentó reducir la dependencia del corazón de su vermouth, escalando mediante la adquisición de otras marcas, como Saint-Raphaël —un aperitivo a base de quinquina—, Offley —oporto—, Noilly Prat —famosa marca francesa de vermouth seco—, La Benedictine —licor basado en una receta de 1510— o Otar —una de las marcas más antiguas y exclusivas de coñac.

Tras una intensa reestructuración empresarial que duró varios años, Martini & Rossi llegó a un acuerdo en 1987 que daba a Bacardi el control de su distribución en los Estados Unidos y, en 1992, la quinta generación de la familia Rossi que estaba al mando de la compañía, decidió venderla a la familia Bacardi por un precio de 1.4 billones de dólares —esa cifra me hace dar vueltas a la cabeza, queridos, e incluso ha hecho que se curven un poco más mis pestañas—, situando el grupo Martini-Bacardi entre las diez compañías productoras de bebidas alcohólicas más importantes del mundo.

Miré a Alessandro recordando que precisamente el motivo por el que él se encontraba en Barcelona era que su abuelo fue uno de los barmans que emigró a causa de la Prohibición en Estados Unidos. Comprendí que nuestras vidas estaban entretejidas mucho antes de que nos conociéramos y de que hubiéramos nacido siquiera, entretejidas por hilos de martini en un tapiz que nos unía de forma invisible en un impresionante efecto mariposa que derivaba directamente del ingenio del hombre que inventó la secreta receta del vermouth, vermouth que en ese momento reposaba sobre mi mano en una copa de cristal de Bohemia como clara señal de todo aquello.

Incansablemente vuestra, y reflexiva
Pamela

Etiquetas:

Susúrrame  |   Llévame  

 

Diamantes... 10

  1. Escrito por Anonymous Sangría de Rubíes

    martes, abril 17, 2007 9:31:00 p. m.

    Rosada Pamela,

    tus conocimientos sobre el Martini se asemejan a los míos sobre la divina Sangría, lástima que no tenga tiempo de mostrarlos al mundo, puesto que estar en un locutorio hace que tenga conexión con restricciones temporales (tampoco me dejan beber sangría mientras uso sus ordenadores, qué dolor, qué dolor).

    Al parecer aquí no hay nada. Este pueblo no tiene nada que ver con el Chico Sangría, pero buscando el el castillo casi milenario que aun guardan los rubinenses en su municipio, encontré un diario que databa del Siglo XVIII, no sé cómo lo descuidaron en una de los asientos de la sala de actos (¿será el tinto destino?)

    He comprado sangrías embotelladas de diferentes restaurantes chinos de Rubí, puesto que la sangría sabe... no sé... extremadamente embriagadora. ¿Será el vino de cosecha propia? ¿Será que conocen algún secreto sobre la sangría que se me escapa? ¿Será mi estado físico que tras un viaje así ya no reacciona como es debido? No sé, siento flaquear los tornillos de mis rodillas.

    Siempre rosado, y tinto de este periplo

    Sangría de Rubíes

    PD: ¡Quién tuviera el dón de la charla de Alessandro...!

     
  1. Escrito por Blogger Kim

    miércoles, abril 18, 2007 12:48:00 a. m.

    Mi adorada Pam!

    Paris es una de mis ciudades favoritas, con esta ya es la cuarta vez que voy y seguro que no será la ultima. Yo también espero vivir una experiencia inolvidable con la persona que comparta mi amor...
    Pero mientras esta no aparezca siempre que pueda me escaparé para poder volver a disfrutar de tan hermosa ciudad.
    Se que hoy por hoy es algo fuera de la realidad, pero igualmente te lo voy a proponer. ¿Te apetecería que alguna vez fuéramos juntos a Paris? Para mi seria todo un placer. Además seguro que a tu lado conocería un París que aún no conozco, o lo que es lo mismo, seguro q a tu lado redescubría un magnifico, Paris.

    Sinceramente tuyo, Kim.

    P.D. Aún no he leído el post donde estoy colgando este comentario, prometo hacerlo pronto.

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, abril 19, 2007 11:40:00 a. m.

    Querido Sangría de Rubíes,

    Tus comentarios son tan sorprendentes y diferentes que podrían ser de diseño, querido. Cuántas aventuras interesantes vivirá tu persona alrededor de tu bebida favorita y cuánto glamour serás capaz de reunir son dos de las cosas que me cuestiono. No dejes que muera nunca tu curiosa naturaleza.

    Siempre tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, abril 19, 2007 11:43:00 a. m.

    Querido Kim,

    París es sublime, glamouroso, estiloso, apasionante y maravilloso y lleno de luz y color. Quién sabe si la vida algún día nos reunirá allí, mi querido amigo virtual. La vida está tan absolutamente llena de misterios, que mi corazón tiembla a la par que mis pestañas con sólo pensarlo.

    Absolutamente tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous javilove

    jueves, abril 19, 2007 1:17:00 p. m.

    Querida Pamela,

    Nada pesa más en mi conciencia que el hecho de que por culpa de mi fotografía hayas derramado tu preciada (me consta) copa de Martini sobre un Versace.
    Es necesario por mi parte, disculparme, pero también debo decir en mi disculpa que esa y muchas otras fotos en mi diario visual son simples burlas sin ninguna mala intención y sólo puestas en él con ánimo de arrancar, al menos una simple sonrisa en el rostro del que recibe el impacto visual.

    Lamento mucho el incidente causado.

    Tuyo más que nunca desde hoy,

    Javier

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, abril 19, 2007 1:29:00 p. m.

    Querido Javier,

    ¡No debes preocuparte en absoluto! ¡No tenías por qué disculparte, querido! En la tintorería lavarán mi vestido y quedará como nuevo, estoy del todo segura porque puedo sentirlo en las fibras de mi ser. Debo confesar, querido, que tras un primer impacto de horror, tu foto causó en mí una sonrisa de complacencia. Es loable tu esfuerzo en hacer tales caricaturas y la capacidad de reírse de uno mismo.

    Siento si ha parecido que estaba alterada, es que a veces soy demasiado efusiva en la expresión de mis emociones.

    Absolutely yours,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Javilove

    jueves, abril 19, 2007 4:38:00 p. m.

    mi conciencia queda pues tranquila.
    y me alegra saber de tu sonrisa.

    Pamela, seguiré tu trayectoria intensamente.

    Tuyo hoy y siempre,

    Javier

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    viernes, abril 20, 2007 9:54:00 a. m.

    Querido Javier,

    Gracias por tus palabras, saber que una tiene un acérrimo lector como tú siempre es un diamante para el alma y un alivio para el espíritu. Yo por mi parte seguiré tus pasos de cerca a través de tu diario visual, y espero no asustarme sino sonreír cuando futuras fotografías tuyas impacten en mis retinas.

    Tuya siempre,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Sangría de Rubíes

    lunes, abril 23, 2007 4:00:00 p. m.

    Rosada Pamela,

    hoy el dulce y embriagador sabor de la sangría recorre mis cortados labios e inunda de sabor mis atrofiadas papilas gustativas.

    Pamela, debo explicarte algo. ¿Recuerdas el diario dieciochesco que encontré en el Castell de Rubí? Sangría en mano decidí leer alguna de sus páginas. Habla de un extraño personaje que llegó hace varios siglos a lo que por entonces era un cuchitril de villa llamada Rubí. Habla de cómo puso una paradita ambulante de sangría, y que allá donde las vendía (a precios muy asequibles) rebosaba la felicidad. ¡Oh! Se me ponen los padrastros como escarpias sólo de pensar que he pisado el mismo suelo que mi Chico Sangría, pero asfaltado, claro está.

    Uy, espera... !!!¿qué ven mis ojos?!!! Espera, necesito un trago... Mmm... Ya está.

    Disculpa, acabo de leer que el Chico Sangría se fue a otro pueblo del Vallés, Castellterçol. Espero que mis prótesis estén preparadas para otro viaje en mi destartalado Seat Panda.

    Siempre rosado, y con el marcapasos corto-circuitando,

    Sangría de Rubíes

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, mayo 03, 2007 10:13:00 a. m.

    Querido Sangría de Rubíes,

    Cada vez que mis pupilas reciben el impacto de tus letras recibo insospechados estímulos bajo mi córtex, a veces son inequívocamente positivos, otras extrañamente ambiguos, pero sin lugar a dudas siempre curiosos. Espero que las pistas que sigues con tanto ahínco te lleven allí dónde vuela tu corazón. Ya sea en un cielo rosado o tinto.

    Siempre tuya,
    Pamela

     

Susúrrame  |   Inicio