Personas de Martini

martes, marzo 14


Estas son algunas de las personas que aparecen aquí, en mi diario, Martini de Diamantes, y por ende algunas de las personas más importantes de mi vida. Son estrellas que me han acompañado a lo largo de mi andadura por este misterioso mar en el que navegamos y he decidido listarlas aquí porque se me ha ocurrido que quizá te sería de utilidad si sigues mi diario íntimo y personal.

- Michael. Mi cirujano plástico.
- Alfred. Un horrible acosador.
- Marco. Mi profesor brasileño de maracas.
- Gregor. Mi informático personal.
- Alessandro. El barman de la sala de fiestas de mi hotel.
- Christopher. Mi guardaespaldas y chofer.
- Samantha Nouveau. Mi archienemiga, a la que no consigo perder de vista.
- Linus. Mi psicoanalista.
- Elissa. Mi madre.
- Kellen. Mi padre.
- Ambrosio. De joven estuvo al servicio de mi familia, aunque ahora es mayor y vive en una lujosa villa en la Toscana.
- Serena. Mi diabólica y recatada tía. La señora de los gatos. La hermana de mi madre.
- Robert. El guarda del internado donde me crié, St. Mary's Ascot.
- Wendy. Cabecilla de la Ascot Old Girl Association, asociación de ex-alumnas de mi internado. Me tiene manía desde pequeñas.
- Isabella. Una buena amiga de Alessandro.
- Agnieszka. La novia polaca de Alessandro.
- Václav. Un joven que conocí en un taller orfebre de Praga.
- Andrew. Un hombre mayor con el que estuve a punto de casarme a los dieciocho años por influencia de mi tía.
- James o Valentino Pagliai. Un insidioso caballero con quién me topé en Praga y que por azares del destino me acompañó a Barcelona.
- Jabes. Mi fisioterapeuta.
- La Marquesa de Roncesvalles. Una mujer que tiene el mal hábito de ser descortés conmigo.
- John. Un botones de mi hotel.
- Carla. La secretaria de Michael.
- Adam. El jardinero de mi mansión.
- Claire. Una amiga de la infancia. Éramos vecinas.
- Bernard. Mi piloto de avioneta.

 

Susúrrame  |   Llévame  

 

Diamantes... 1

  1. Escrito por Anonymous Pamela

    martes, mayo 19, 2009 10:52:00 a. m.

    Oh, nos mecen las olas de la vida en el azul infinito, queridos, arrastrándonos a islas desiertas donde, quizá, encontremos tesoros perdidos que ya no sospechábamos que hallaríamos jamás...

     

Susúrrame  |   Inicio