Duendes perversos

domingo, marzo 9


Queridos amigos virtuales,

No volví a ver a Václav. Supuse que tendría ocupaciones que no podía abandonar, y lo cierto es que yo necesitaba tiempo para meditar sobre los últimos acontecimientos de mi vida, así que durante dos semanas me dediqué a pasear por las calles de Praga intentando encontrarme de nuevo a mí misma, aunque debo reconocer que sin demasiado éxito.

Pensé mucho en lo ocurrido en la joyería. El ataque de ira por el que me vi poseída me resultaba más preocupante cuanto más lo recordaba, sobretodo porque estaba segura de que no era fruto de un acto de heroicidad. ¡Qué hubiera pasado si aquél delincuente hubiera usado su arma contra mi delicado cuerpo! Esta falta de control me parecía un indicio claro de que algo no andaba bien dentro de mí. Una semilla había crecido bebiendo el agua de la furia en Barcelona, día tras día, hasta convertirse en un pequeño huevo de Fabergé del que había nacido una criatura vil y perversa que debía ser arrancada de raíz.

Debía restaurar el equilibrio de mi aura y recuperar la dulzura original de mi maravilloso ser, sólo que no sabía cómo. Sabía cuál era la puerta que tenía que cruzar, pero no conseguía dar con la llave de oro que la abría.

Pasaba los días caminando sin cesar hasta que se desgastaron imperdonablemente las suelas de mis preciosos manolos rosas. Y cuando me cansaba de andar, me sentaba a ver la gente pasar humedeciendo mis labios con una copa de martini. Y cuando me cansaba de mirar a la gente, no podía evitar asomarme a las boutiques más selectas para dejarme seducir por las caprichosas formas, trabajadas a mano, del mejor cristal de bohemia. Es cierto que algunas de aquellas fruslerías conseguían apaciguar mi alma, pero su efecto sólo perduraba escasas horas.

Me dirigía al hotel cargada con mis compras cuando el tacón de mi zapato izquierdo se encalló entre las incómodas baldosas del suelo de Praga. Uno de los traviesos duendes a los que tanto les gustaba importunarme estaba haciendo de las suyas otra vez. Estiré con todas mis fuerzas para liberarme y, tras escuchar un chasquido, salí despedida hacia atrás. Conseguí mantener el equilibrio de puro milagro, pero el tacón se había roto. Los ojos se me inundaron de lágrimas.

Fue entonces cuando una ráfaga de aire se llevó mi pamela. En cierta forma me resultó lógico, puesto que cualquiera la querría para sí. Se trataba de un refinado modelo que había comprado en una de mis tiendas predilectas de Londres. Sin embargo, ¡era mía y no pensaba permitir que ningún duende perverso me la arrebatara! Cojeando, corrí tras ella tan rápido como pude. Al final me detuve, exhausta, y cuando volví a mirar contemplé horrorizada cómo se inmolaba lanzándose a las aguas del río Moldaba. No me lo podía creer. Sin ella me sentía completamente desnuda, y una catarata de inseguridad se abalanzó sobre mí como una fiera despiadada. Absolutamente desolada por la pérdida, me cubrí la cabeza con la mano libre y me fui cojeando lentamente.

Decididamente, era víctima de alguna suerte de complot maligno y retorcido.

Indudablemente vuestra,
Pamela

Etiquetas:

Susúrrame  |   Llévame  

 

Diamantes... 6

  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    lunes, mayo 26, 2008 11:39:00 a. m.

    ¡Mi querida niña!

    Siento haberme demorado tanto en retomar las dulces líneas de tu diario, pero la verdad es que un desafortunado incidente me ha tenido apartada de las teclas de los ordenadores por estos días.

    Recordaras que gracias a ti y tus palabras la última vez que te escribí lo hice transgrediendo algunas de las reglas que tan absurdamente imponen en este lugar. Pues bien, al volver a mi habitación una de las enfermeras se tropezó conmigo al salir del aula de ordenadores. Esta me riñó severamente y me acompañó a mi habitación.

    A la mañana siguiente la directora del centro, un verdadero ogro, me estaba esperando en su despacho con una reprimenda bien estipulada y pensada. No me quedo más remedio que asentir sus recriminaciones y aceptar el castigo impuesto, no volver a la sala de ordenadores durante un mes.

    Un castigo que a mi modo de ver era un castigo excesivo, ya que me privaba del nuevo universo que acabo de descubrir así como de la generosa luz de mi estrella polar particular.

    Pero hoy Aritz se ha presentado con un regalo que poco me era de esperar.

    Su madre Itziar era mi ama de llaves, una mujer que gozaba de toda y mi entera confianza y que cuidaba de la villa de Bilbao en todas mis ausencias hasta que por desgracia falleció de una infección muy extraña cuado Aritz era muy joven. Su padre Xose se encargaba del jardín, de arreglar todo lo que se estropeaba en la casa, así como de ser mi chofer privado en cuanto lo necesitaba.

    La verdad es que es que Xose era muy completo, y supo sacar a su hijo adelante. Aritz fue la alegría de la villa, verle juguetear, verle correr por aquellos prados verdes me recuerda muchos momentos felices de tiempos pasados… Ver aquella sonrisa grácil y fina en agradecimiento a mis pastas danesas que tanto le gustaban, sobretodo cuando les ponía un exceso de mantequilla, a él le encantaban y aquella sonrisa era un premio que yo con un enorme gozo recibía.

    Ahora Aritz es un hombre apuesto y gentil, un abogado hecho y derecho… Supo aprovechar muy bien la oportunidad de estudiar en la universidad que le ofrecí y si todo sale bien pronto fundara su propio bufete aquí en Bilbao.

    Perdona mi niña, pero me resulta tal placer poder hablar de este chiquillo que enseguida me pierdo por las ramas… es que solo cierro los ojos y le veo aún correr, saltar y brincar por la villa cuando de aquí poco más de un mes llegará su tercer decenio, la verdad es que me cuesta creer.

    La cuestión es que este sábado Aritz se acercó por la residencia a verme. Suele hacerlo una vez al mes, es un chico muy atento, y yo como siempre le tenía preparada su bandeja de pastas Danesas (con exceso de mantequilla) para él. Estuvimos charlado y conversando durante horas y también le comenté el pequeño incidente que me ha apartado de las teclas hasta que esta mañana se ha presentado sin previó aviso en la residencia.

    Me ha sorprendido su entrada y me ha dado mucha rabia no poder ofrecerle ninguno de mis postres, pero su visita tenia un objetivo claro y decisivo, darme un regalo. Una caja un poco grande y pesada, pero cuando la he abierto una pequeña lagrima ha brotado de cada uno de mis ojos.

    Era un ordenador, uno de estos que se cierran, portátil creo que me ha dicho que se llaman. Como él me ha dicho esta será mi puerta exclusiva y personal para entrar al universo por el que tanto me gusta navegar. Solo tengo que conectar un pequeño aparato a una de las clavijas del lateral y ya puedo entrar en Internet sin cables y sin nada más. La verdad es que la tecnología avanza a unas velocidades que a mi edad es difícil de asimilar.

    Le he dado el mayor de mis besos y le agradecido su estupendo regalo, me ha acompañado a mi habitación y me ha enseñado el funcionamiento del aparato, me lo ha explicado tan bien que creo haberlo entendido todo y mientras empezaba a escribir estas líneas se ha despedido hasta que nos volvamos a vernos el mes que viene. La verdad es que este chico es todo un primor.

    Ay mi pequeña, estoy llena de satisfacción y buenos sentimientos en estos momentos, y me encantaría poder transmitirte parte ellos, así seguro que este aura, esta ilusión, este sentimiento ahuyentarían de tu alrededor esos incordiosos duendes perversos que dices que te rodean.

    Sea como sea, no puedes permitir que te venzan, quizás te hayan roto el tacón de tu zapato, quizás se hayan llevado tu estimada pamela, pero nunca podrán llevarte a ti ni a tu ser, tu esencia, porque tu esencia es lo que más valoro, algo mas valioso que el oro, mas brillante que los diamantes tallados. Si intentan hacerte desdichada no lo permitas, se fuerte y seguro los vencerás.

    En cuanto a esa parte que no te gusta de ti misma, esa parte que ha brotado sin control, yo de ti no intentaría desecharla, te ha salvado esta vez, quizás te puso en peligro, pero te salvó y quien sabe cuando te puede volver a salvar? Mi consejo es que la estudies, que aprendas de ella, y lo más importante que aprendas a controlarla y domesticarla para usarla en los momentos más apropiados. Algo así siempre puede resultar extremadamente útil, créeme.

    Bueno mi pequeña, te dejo por hoy que tengo otras cosas que atender. No sin antes desearte unos dulces y enriquecedores sueños. Olvida a esa Samantha, o incluso mejor vuelve a verla pero actúa con tu mejor sonrisa y satisfacción, quizás tu buen comportamiento hacia ella haciéndole ver que lo sabes todo puede ser de lo más frustrante para ella y de lo más enriquecedor para ti.

    Así que descansa y no vuelvas a tener esas horrendas pesadillas, y si me permites la indiscreción antes de acostarte un buen baso de leche infusionado con un poco de Melissa y Pasiflora. Ya veras que es mano de santo.

    Con todo mi afecto, La Marquesa.

     
  1. Escrito por Blogger Maggie

    miércoles, mayo 28, 2008 11:05:00 p. m.

    Hermoso blog, muy bien armado, muy buena presentación, y muy lindas palabras.
    Es reconfortante encontrar perdido en la web un espacio tan cálido.
    Suerte con esto, ojalá tengas éxito!
    Pasate por el mio, quizás te diviertas un rato
    deberiadarmeverguenza.blogspot.com

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, mayo 29, 2008 10:33:00 a. m.

    Muy querida Marquesa,

    Por mucho que releo tus líneas, nunca me canso de ver las imágenes que me producen en la mente. Y sin duda me congratula sobremanera que el galante Aritz te haya comprado tan necesario prodigio de la tecnología. Debo confesarte que desde que yo lo descubrí no puedo vivir sin él, lo llevo conmigo la mayoría del tiempo.

    Sí, desde luego el castigo era excesivo, ¡no dejarte entrar en la sala de ordenadores durante un mes para leer mi diario íntimo y personal! Intolerable absolutamente, querida. ¿Qué hubiera sido de las noticias que necesito saber de ti si no fuera por Aritz? Oh, no quiero ni pensarlo, mis vellos se alzan en señal de protesta.

    Por suerte todo ha acabado bien, y la directora del centro -a quien entre tú y yo llamaremos "el ogro", si te parece bien- tendrá que buscar otra forma de descargar sus malas vibraciones.

    Respecto a Aritz, querida, no le pierdas nunca.

    Un interesante punto de vista el que me planteas sobre esa otra parte de mí. ¿Me brindó la salvación? Entiendo lo que me quieres decir, querida Marquesa, pero no puedo más que pensar que la pérdida de control, sea como sea, es algo demasiado peligroso como para permitir que suceda. ¡Debo ser siempre una señorita! Así me lo hizo comprender mi tía. Eso me sugiere que debe haber alguna forma de poder acceder a la salvación sin perder el dominio de una misma... Domesticarla, eso es, ¿pero cómo?

    Siempre tuya, y deseosa de probar una de tus pastas
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, mayo 29, 2008 12:19:00 p. m.

    Querida Maggie,

    ¡Muchas gracias por tu opinión! Los duendes de la satisfacción han recorrido la base de mi espalda al recibirla... Oh, ¿cómo es que no me canso de leer palabras como las tuyas? Creo que soy totalmente insaciable.

    Brindo por ti, querida.

    Siempre tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    lunes, junio 02, 2008 11:14:00 a. m.

    ¡Mi querida niña!

    Hoy por fin he podido volver a tu diario íntimo y personal. Este miércoles pasado mi nuevo y esplendoroso ordenador dejó de funcionar. No sabes la gran desilusión que fue levantarme la mañana del miércoles, encender el ordenador y ver que no funcionaba.

    Intenté encenderlo una y otra vez, pero no daba señales de que se encendiera de ninguna forma. Así que lo cogí y me dirigí a hablar con Carlos.

    Carlos es uno de nuestros cuidadores, un crío de poco más de veinte años, con unos ojos azul marino que te permiten adentrarte hasta lo más profundo del alma. Es un trozo de pan, y el encargado del taller de informática, así que creí que era la persona idónea para mi problema.

    Lo paré en uno de los pasillos y le comenté mi pequeño problema con el ordenador, a lo que él me dijo que no me podía ayudar. Yo sorprendida le pregunté el porque y él muy amablemente me explicó que no era porque él quisiera, que para él sería un placer ayudarme, pero que eran ordenes de arriba. El ogro había vuelto a jugar sus cartas y parece que nadie del centro iba a poder ayudarme en este asunto.

    A última hora de la mañana llamé a Aritz, pero me dijo que estaba extremadamente ocupado con la inauguración de su propio bufete, así que no creía poderse pasar antes del sábado, pero que haría lo posible... Y en ese momento fue como si hubieran derramado sobre mí un cubo de agua helada, era evidente que si no hacia algo iba a estar un tiempo indefinido sin ordenador y en consiguiente sin poder conectarme a Internet. Era algo perturbador que no podía sacar de mi mente.

    Durante la clase de cocina intentaba hacer mi “Tartaleta de hojaldre con frutas” pero para hacerla es fundamental hacer la crema pastelera, una crema extremadamente fácil de hacer, pero que por más que hacia se me cortaba una y otra vez. Así que por mucha rabia que me diera, dejé la receta a medias… Algo poco digno de mí.

    Ya era bastante tarde, ya habíamos cenado cuando alguien llamó a mi puerta. Era Carlos. Me extrañó verle allí ya que su turno a esa hora ya había terminado, y la verdad es que poco pensé en ese momento que se convertiría en mi “ángel salvador”.

    Venía a ver que le pasaba a mi ordenador, en ese momento ya no trabajaba y por tanto era su tiempo libre que podía emplear en lo que él quisiera, y había venido a darle un vistazo a mi ordenador. Todo un primor de chico y un gran detalle por su parte.

    Estuvo mirando y me dijo que el ordenador se había quemado, que lo deje enchufado toda la noche, o que alguna subida de tensión por las tormentas de la zona había “frito” creo que dijo, mi pequeño ordenador… Pobre con lo nuevo que era y ya había pasado un mal trato, la verdad es que nunca pensé que le pudiera pasar algo así.

    Le comenté a Carlos que el ordenador era nuevo y que seguramente seguiría en garantía, a lo que él me replicó que lo sucedido era un error de uso por mi parte o culpa de la compañía de luz y que dudaba mucho que la garantía cubriera el arreglo, pero al mismo tiempo él mismo se ofreció para arreglarlo. Así que lo cogió y se lo llevó, yo estaba algo angustiada pero enormemente aliviada.

    En ese momento un pérfido pensamiento recorrió mi mente:

    “El Ogro 0 – La Marquesa 2”

    Aunque seguro que esta historia no acaba aquí.



    Al día siguiente pude hacer mi receta de “Tartaleta de hojaldre con frutas” y realmente me quedaron exquisitas, pero en especial hice cuatro para Carlos, una de plátano, una de manzana, otra de kiwi, i mi preferida la de fresas.

    Carlos apareció por mi curto la noche del jueves, le ofrecí las tartaletas especialmente hechas para él y según él eran toda una delicia, me sentí muy alagada. Mientras conversamos me dijo que había encontrado el problema, y me lo explicó con unos cuantos tecnicismos, que la verdad ni quise ni puedo recordar. La cuestión es que necesitaba algunas piezas y hasta el sábado no podría ir a comprarlas. Le ofrecí dinero para comprarlas pero el se negó me confió que mi compañía y mis postres eran su mejor recompensa. Creo que al oír sus sinceras palabras y la mirada intensa de sus ojos me puse un poco roja, parece mentira que a mi edad un niñito de veinte años consiga sonrojarme.

    Esta mañana antes de empezar su turno Carlos ha aparecido con mi ordenador, según él mejor que nuevo. Y me ha comentado que aunque no pueda ayudarme en las horas de trabajo se pasará algunos días después de su horario ha hacerme clases particulares, a cambio yo le he prometido esperarle siempre con alguno de mis innumerables postres. Como él ha dicho será una especie de intercambio.

    Debo atender algunos de mis deberes diarios así que por hoy llego al final de mi narración, no sin antes decirte que para mi seria todo un placer poder hacerte llegar alguna de mis recetas para que pudieras saborearla, seria algo realmente increíble, ¿Cómo podríamos hacerlo mi pequeña?

    Me siento realmente bien, creo que hoy va a ser un gran, día, y espero que también lo sea para ti mi querida niña. Con todo mi afecto, La Marquesa.

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    lunes, junio 09, 2008 11:56:00 a. m.

    Mi querida Marquesa,

    No he podido más que emocionarme al leer tus aventuras con tu apuesto amigo Carlos y tu desventurado ordenador. Sin duda las historias más sencillas son las más interesantes, y la sencillez de tu forma de expresarte hace que tus palabras se filtren con rapidez bajo la piel.

    Me parece increíble ser en parte artífice de los sucesos que cual efecto mariposa han surgido en tu vida. Y todo por escribir este diario íntimo y personal. No puedo evitar preguntarme cuánta gente habrá sentido inspiración en mis textos a la hora de cambiar alguna acción de su vida. Quizá nadie, pero quizá como tú sean cinco, o diez personas, y sólo con que una de ellas haya dado más emoción a su vida merece la pena. Los duendes de la emoción hacen una fiesta sobre mi piel sólo con pensarlo.

    Querida, no dejes de rodearte de hombres tan estupendos como los que describes. Ahí está en parte la chispa de la vida.

    Siempre tuya,
    Pamela

     

Susúrrame  |   Inicio