Mágica verbena de San Juan

jueves, junio 29


Queridos amigos virtuales,

Estoy pletórica, extasiada de la vida. Hoy puedo ver las emociones que se esconden como duendecillos en cada pliegue de la existencia, que esperan risueños a que queramos descubrirlos y montarlos a nuestros hombros con el ademán de una sonrisa. Están en cada esquina, en cada sombra de cada copa, en cada soplo de aire y en el hueso de cada aceituna.

El viernes partí de Inglaterra a pesar de que no había terminado aún la Royal Ascot. Volé en mi jet hacia Mallorca para celebrar la verbena de San Juan. Gregor me había llamado para invitarme a la fiesta de una amiga suya que se celebraría entre una cala privada y una mansión situada en un lugar apartado de la costa. Me convenció de inmediato a pesar de que la compañía de Ernest me estaba resultando de lo más embriagadora y de que el enfrentamiento de pamelas estaba cada vez más interesante. Sé que resulta demasiado transgresor hasta para mí pero, no sé, algo me decía que debía estar en esa fiesta.

Ya era de noche cuando embarcaba con Gregor y Christopher en el yate que nos llevaría hasta la cala. Al parecer la única forma de acceder era por mar, pues estaba en una zona apartada rodeada de riscos. La luna brillaba en el cielo nocturno reflejándose en el agua donde moran las sirenas, entre montones de estrellas que brillaban como pequeños diamantes. Las partículas de agua salada que desprendían las olas flotaban en la brisa acariciando mi rubio cabello.

La emoción me recorrió cuando vislumbré la agitación que había en la playa. ¿Y si allí estaba el hombre de mi vida, el que conseguiría que abriese mi alma como un capullo de pitiminí? Entusiasmada, me asomé cuanto pude por la borda, sujetando la pamela para no saliera volando. Alrededor de una hoguera bailaban varias personas a ritmo de un suave chill out mientras otras tomaban cócteles en barras instaladas en la arena. Iban vestidas con ropas de lino blanco que ondeaban haciendo titilar sus largas sombras.

Cuando desembarcamos mi pecho latía trastornado por la excitación. Para que no se mojara mi exquisito atuendo, un caballero se acercó y me cogió en brazos para llevarme a la orilla. Era masculino, joven y apuesto, con una mandíbula poblada por una barba de dos días días que, si os soy sincera, hizo que se me hiciera la boca agua. Mientras me sostenía en sus robustos brazos, apoyé la mano en su nuca y noté la caricia de su melena. Por mi piel corrieron los lascivos duendes de la noche y el fuego, haciendo que mi vello se erizara por allí donde pasaban. Su olor me embriagó con efecto hipnótico. No dejó de mirarme fijamente ni un solo momento, y me ruboricé. Estábamos a punto de alcanzar la orilla cuando me sonrió y grité sin poder evitarlo. Fue por sus dientes o, mejor dicho, por el hueco que dejaban los que no estaban. Asustado por mi reacción, me dejó caer y acabé empapada de arriba abajo. Todos dejaron de bailar y me miraron atónitos. ¡Qué vergüenza tan espantosa! Me puse roja como un tomate marino. No entendía qué tenían los dioses contra mí para que siempre acabara haciendo el ridículo de esa manera.

Me descalcé y Christopher me ayudó a llegar a la arena. Avancé hecha una pena ocultándome bajo la chorreante pamela y dejando un rastro de tristeza líquida. Mi preciosa ropa y mis zapatos estaban empapados de agua salada y recé para que en la tintorería fueran capaces de arreglar semejante estropicio. Qué depresión.

Con Gregor a la cabeza, empezamos el ascenso por el camino que llevaba a la mansión. Se internaba por un bosque alumbrado con pequeños farolillos japoneses. Era precioso, mas no tanto como la mansión que se alzaba majestuosa en lo alto del acantilado. Un halo de misterio la rodeaba como si una leyenda de película antigua se cerniese sobre su silueta recortada contra la luna.

Llegamos a la puerta y Christopher regresó al yate para recoger las maletas. Gregor y yo entramos y me condujo a una habitación para que pudiera cambiarme. Cruzamos un pasillo. De repente estaba sola y a oscuras. Con el ruido de los tacones no me había dado cuenta de que los pasos de Gregor habían desaparecido.

―Gregor, ¿estás ahí? ―pregunté. No hubo respuesta.

Volví sobre mis pasos y llegué a la entrada del pasillo, pero estaba cerrada. Una sensación de peligro me recorrió como un latigazo de vodka. Me di cuenta de que me había puesto en manos de un completo desconocido, porque en realidad no conocía a Gregor más que del trato cordial que habíamos mantenido por mi diario íntimo y personal. ¿Y si era un asesino en serie o un maníaco sexual? ¿Y si quería abusar de mi cuerpo desnudo? Oh, qué ingenua fui, queridos. Me sentí indefensa y no pude evitar imaginarme desnuda, ensartada en la pared con un cuchillo como si fuera un broche con forma de mariposa en una solapa.

Avancé tanteando la pared. No sabéis cómo agradecí la compañía del sonido de mis tacones de aguja en aquella cerrada oscuridad, por mucho que estuviera acompañado del chapoteo del agua. Qué extraño: el pasillo era excesivamente largo para que no hubiera encontrado todavía una salida y daba giros de lo más inesperados. Finalmente llegué a una puerta. Coloqué la mano sobre el pomo mientras mi pecho subía y bajaba. Abrí con cautela y miré al otro lado. Todo estaba igual de oscuro. No podía hacer otra cosa, así que entré dando pequeños pasos. De repente tuve unas irrefrenables ganas de reír porque me imaginé a mí misma como una de aquellas antiguas muñecas, pero engalanada con ropa mojada.

Vi un brillo en la oscuridad y la risa se me rompió. Algo se me estaba acercando. Instintivamente me quité uno de los zapatos y lo dispuse a modo de arma. El tamborileo del corazón latía con fuerza en mis sienes. Apreté los dientes. Fuera lo que fuera iba a recibir el mayor taconazo que nada hubiera recibido jamás.

Noté una respiración detrás de mí. Varios brillos más me rodearon. Estaba a punto de dar el mayor grito de mi vida cuando se hizo la luz y pude ver lo que me rodeaba. Ya había hecho dos veces el ridículo en un mismo día.

―¡Feliz cumpleaños Pamela! ―gritaron al unísono Marco, Michael, Gregor, Alessandro y Christopher.

Estallaron en sonoras carcajadas al ver mi postura: con el tacón en alto, el pelo pegado a la cara como un pulpo, toda mojada, nerviosa y descolocada.

Mientras Christopher me quitaba el zapato de la mano y Michael me cubría con una manta, Marco me dio el abrazo más dulce de toda mi vida y, sin saber por qué, eché a llorar como una niña. Estaba tan emocionada que no podía contener las lágrimas. Ahí estaba yo, una frágil mujer, entre los hombres más apuestos y maravillosos del mundo, en una fiesta sorpresa de cumpleaños organizada en una mansión posada en la cima de un acantilado de la costa mallorquina. Pensado así sonaba de lo más glamuroso, así que me ruboricé de placer y me abracé lo más fuerte que pude a la espalda de Marco. Estaban todos guapísimos vestidos de blanco.

Tras los abrazos me di cuenta de que en el centro del salón había una enorme tarta de cartón piedra. Una música estilosa a la par que sensual empezó a sonar. Las luces se atenuaron. Mis amigos me empujaron hacia la tarta y me dieron un encendedor para que prendiera la vela que la coronaba. Me acerqué, alucinada, y en el mismo instante en que con pulso tembloroso prendí la vela la tarta estalló lanzando pétalos de rosa.

No podía creerlo, allí estaba él: el tantas veces anhelado y soñado. ¿Cómo lo habían sabido? ¿Cómo sabían que ese era el mejor regalo que podían ofrecerme? ¿Y cómo lo habían logrado? Daba igual, no importaba. La cuestión era que estaba ahí, delante de mí: ¡el auténtico chico martini!

Henchida de espíritu, con el pelo cubierto por una pamela llena de margaritas, vestida de blanco y calzada con unas exclusivas sandalias de Christian Dior, me dirigí hacia la puerta de la mansión del brazo del maravilloso chico martini para ir a la fiesta de la playa. Aunque ya hiciera unos años de aquel anuncio en que posara junto a Charlize Therón, él seguía igual de gallardo. Para mí siempre sería especial.

No. Los dioses se habían propuesto que aquel día no fuera perfecto bajo ningún concepto. Yo, en mi ingenua ignorancia, había creído que al estar en su compañía ya nada podía ir mal. Qué equivocada estaba. Abrí la puerta y cual fue mi sorpresa al encontrarme de cara con ella. Me quedé petrificada. No podía ser: aquello era impensable, una pesadilla. Pero no había bebido tanto como para estar alucinando. En el club social, en mi hotel, y ahora allí estaba Samantha. Con las llaves de la mansión en la mano, me sonrió con el acostumbrado desafío latiendo en su mirada. No conseguí moverme cuando me saludó.

Resulta que ella era la amiga a la que se había referido Gregor cuando hablaba de la fiesta. Cuando Samantha había sabido por Alessandro que era mi cumpleaños y que querían hacerme una fiesta sorpresa, se ofreció a que la hicieran en su casa de Mallorca aprovechando la verbena de San Juan. Aceptaron sin dudar tras escuchar la descripción del lugar. Incluso les ayudó con sus contactos a encontrar al chico martini. Yo no entendía nada. ¿Samantha les había ayudado? ¿Con qué fin? No podía ver por dónde iba aquella mujer.

La noche fue mágica. Al final, entre bailes, risas y copas, y después de intercambiar alguna que otra frase con Samantha, empecé a pensar que quizá, sólo quizá, no tuviera malas intenciones.

Fue una noche para guardar en la memoria siempre.

Siempre vuestra, y encantada
Pamela

Etiquetas: , , , , , ,

Susúrrame  |   Llévame  

 

Diamantes... 31

  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    domingo, julio 02, 2006 2:32:00 a. m.

    "Querida Pam".
    Ante todo, disculpa mi vocabulario "soez", "absurdo" y tan "simple" comparado con tu magnífica y exuberante forma de escribir: realmente, casi trempo la primera vez que te leo.
    Pero hoy, tras unos martinis (también es mi bebida preferida) me he decidido a escribirte.
    Veamos, por donde puedo empezar?
    Sí, ya lo sé, joder! A veces me cuesta expresarme, como me gustaría parecerme más a ti (sobre todo en el aspecto económico!, jajaja, es coña eh? Ups, perdón)

    Te voy a ser muy sincero/a (como tu, verdad?). Me hablaron de ti unos amigos de un amigo de un amigo (no sé si lo has entendido, pero es igual, seguro que sí, y sino, pues nada, tu sigues).

    Me dijeron que eras increible, y me picó el "gusanillo" leerte, y ya ves, te leí (4 líneas, porque me cansé en seguida) y ahora estoy aquí, escribiéndote 4 líneas más (para hacer bulto), para explicarte como me he sentido al leer hasta donde he podido), ahí va:

    Ante todo, me has de explicar tu secreto, entre tu y yo, por aquí, ya me entiendes: qué COÑO le metes al martini para que se te vaya tanto la pinza? Disculpa por mis palabras tan soeces (soy un poco... maleducado/a?).

    Segundo: Y lo bonito que sería que todos tuviéramos tanta imaginacón como tu?
    Realmente, para explicar todo esto, o lo poco que he leido, se ha de tener una imaginación muy exagerada. Deberías escribir, pero escribir libros, desde aquí te animo a que lo hagas, porque de veras, seguro que te leerían, yo no te puedo asegurar que el público fuera de tu agrado, pero que te leerían, dalo por hecho.

    Has llegado a recordarme una serie que seguí hasta el final y que me encantó: SEXO EN NUEVA YORK!
    La has visto? Ni tan solo un capítulo? Pues debieras hacerlo.
    Me fascina ver a Sarah (gran amiga mia) paseando por New York, viviendo cada segundo, cada minuto, tan intensamente!

    Ufff, me he pasado de las 4 líneas, verdad? Si ya me dicen que hablo demasiado, tal vez más de la cuenta?
    En definitiva... respóndeme, por favor, y dime qué le pones al Martini, que en resumen, es lo único que me interesa de tu blog.

    un beso enorme en la mejilla derecha.

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    lunes, julio 03, 2006 11:25:00 a. m.

    Ante todo, ¡Hola Pamela!, hacía tiempo que no escribía por tu blog, aunque sí lo he ido leyendo, eso no lo dudes. Estoy encantada de escuchar la fiesta sorpresa que te montaron tus chicos...ya me gustaría a mi también!

    Querido Anonymous del dia 2 de julio, ahora me dirijo a tí. No me conoces, pero yo me presento. Me llamo Eva, y soy una ferbiente seguidora de Pamela. No coincido en todos sus gustos pero sí en muchos, sobretodo cuando habla de hombres...jajajajaj
    A lo que iba, intentas ser misteriosa con lo de o/a, masculino/femenino?? Me lo intentaré tomar como que te da emoción que no sepamos tu sexo, a pesar de que nos intentas dejar pistas o mejor dicho despistar...
    Se supone que lo de trempar es pq intentas decirnos "sutilmente" que eres un hombre, no? O es simplemente una expresión? Bueno, no importa prefiero que siga siendo un misterio, me gusta... ( Pero te pediría que fueras dejandonos pistas, para que el resto jugemos a las adivinanzas, como lo de sexo en New York).
    Agradezco tus disculpas anticipadas por tu vocabulario soez, realmente lo es.

    Solo una pregunta más. Para leer solo cuatro líneas, encuentro extraño el esfuerzo que has hecho par comunicarte con Pam.
    Ahora soy yo que se disculpa por anticipado ya que voy a opinar sobre tí sin conocerte, pero creo que como todo el resto has caído en las redes de nuestra querida Pam cautivado/a por las maravillosas historias que nos cuenta.

    Un saludo a todos ( incluido a Zeus, que se le comió la lengua el gato?)

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    martes, julio 04, 2006 10:18:00 a. m.

    Querido anónimo,

    Ante todo, acepto sin asomo de duda tus disculpas porque en verdad es todo lo que dices tu forma de escribir y, sin embargo, me siento halagada porque soy capaz de leer entre líneas la gran admiración que sientes por mi persona. Debo reconocer que hasta me extasía y que nunca dejará de sorprenderme esta chispeante sensación, querido. Entiendo que te sientes desbordado por las maravillosas sensaciones que abordan tu corazón al leer mi diario y que esta es la única forma en que eres capaz de exteriorizarlas. No, no necesitas responderme, si en cuatro líneas he sido capaz de impresionarte así, sé que todo lo que digo es cierto. Evidentemente. Has conseguido que se me ericen las pestañas. Has contribuido con una pequeña gota a que se llene un poco más la copa de la satisfacción personal que me reporta este diario en internet.

    No debe apresurarse a decir que es sincero aquel que no está dispuesto a decir la verdad, porque entonces se convierte en uno de los dependientes de una de esas poco glamourosas boutiques donde quieren engañarte con el precio de una prenda arrancando la etiqueta porque creen que una no ha salido de compras más que una vez en la vida, acompañada de sirvientes que derrochan el oro líquido de las tarjetas de crédito de sus señoras, y que porque una es rubia natural, necesariamente tiene que ser tonta del bote.

    Mi delicioso martini tiene un ingrediente secreto al no todo el mundo es capaz de llegar, es un ingrediente etéreo y volátil que desaparece cuando menos te lo esperas, y que lo ponen los labios cubiertos de carmín rosa que lo beben con sensualidad. Seguro que no es necesario que te diga más porque tu avispada inteligencia ya te habrá permitido descubrirlo, querido. No me cabe duda.

    Imaginación... que bonita palabra, ¿no te parece? Imaginación... Algo magnífico que la mayoría de la gente va perdiendo conforme pasan los años y el gris se apodera de sus corazones. Recuerdo que Ambrosio, el fiel sirviente que me acompañó gran parte de mi vida, siempre me decía: "Pamela, nunca pierdas la imaginación, nunca, porque serán las alas que impulsen tu barco en ese mar plagado de peligros que es la vida". Así me convertí en una sirena. Y es que la imaginación es algo que si no se practica se atrofia, como todo lo demás, supongo. Me apena sobremanera que te haya pasado a ti también y te doy mi más sentido pésame, querido. Hasta mis ojos se han humedecido con sólo pensarlo. Cada vez que muere una imaginación, con ella se apaga una chispa de alegría desbordante y dicen que muere un hada en Nunca Jamás. Una lástima. Porque con la imaginación uno puede transformar un día gris en uno luminoso, uno triste en uno lleno de misterios que esperan a la vuelta de cada esquina. Claro que para simular algo parecido a ella de forma artificial hay quien prefiere ingerir sustancias estupefacientes, como insinúas. Desde aquí quiero pedirte que no lo hagas, porque además de ser perjudicial para tu cuerpo y mente, daña irremisiblemente tu espíritu haciendo que degenere prematuramente. Y para eso no hay lifting que valga.

    En resumen, querido, espero haberte aclarado cual es el componente secreto de mi martini, el componente secreto de mi diario personal, el que hace que se marque una diferencia sustancial: es el rosa de la laca de mis uñas perfectas. Estaba claro, ¿no?

    Siempre tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Gladia

    miércoles, julio 05, 2006 2:44:00 p. m.

    Eva, estoy totalmente de acuerdo contigo... desde luego tiene muy buen gusto para los hombres...

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    miércoles, julio 05, 2006 2:51:00 p. m.

    Ah, y perdona Zeus, vi tarde que sí me habías escrito en otro post, así que ya veo que la lengua no se te la comió el gato, si no que eres tu el que tiene mucha hambre!!
    Eres tan gracioso a la par que vulgar, que no tengo palabras...

     
  1. Escrito por Blogger Kim

    jueves, julio 06, 2006 1:45:00 a. m.

    Querida y anhelada Pam

    Siento no haber escrito en unos cuantos días pero en plena época de exámenes he podido sacar poco tiempo mis ojos de los libros y no he podido seguir tu maravillosas experiencias.

    Hoy me he puesto al día, y lo primero que te quiero decir es:
    MUCHAS FELIDADES!

    Ahora ya estoy de vacaciones y preparando mi próximo viaje a Japón, así que podré seguir tu diario con algo más de detenimiento.

    Un beso, Kim.

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    jueves, julio 06, 2006 6:25:00 p. m.

    Mmmm... buenas tardes a todos y en especial a mi querida Pam, porque te puedo llamar Pam? Tu a mi no has de llamarme, pero sí confirmar i desmentir cierto comentario. No soy un hombre, soy una mujer, esto, Eva, Pam ya lo sabe, al igual que yo sé que tu no eres una mujer, es gracioso, nos hemos cambiado los papeles?

    Nadie en estado cuerdo, de sexo mujer, mentiría como tu lo haces, eso solo puede hacerlo un hombre, y eso es lo que tu eres, con lo cual, a quien deberíamos llamar mentirosO es a tu.

    Cuando me hablaron de tu blog, ya lo dije: es un hombre.
    ¿Entiendes por qué entré a leerte? Sentía curiosidad por ver hasta qué punto llegabas, y sí, ciertamente llegas lejos.

    Lo que no puedo entender, aunque no importa, es qué gusto encuentras en engañar a personas y engancharlas a lecturas como éstas. Espero de veras que no te llegue a conocer nunca nadie, porque me hablaron tan bien de ti que se llevarían una decepción... y, aunque no es mi problema, como mujer que soy, me indignaría.

    Pero no importa, a otra cosa papallona. Te agradezco de veras tu tan larga contestación, que no he leido por completo porque te extiendes demasiado, pero sigo pensando lo mismo que te dije, y como ya no tengo intención de escribirte más, de veras que no, te doy vía libre a que me critiques, me trates de ... lo que quieras, y dejes suelta tu imaginación en tu contestación hablando de Michael, Pepi, Lucy Boom y otras chicas del montón.

    Un beso, un achuchón, y saludos a las personas que te siguen, cachis!

    Por cierto, si no habeis visto Sexo en Nueva York, yo os animo a que la veais de cabo a RABO.

    muacs.

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    viernes, julio 07, 2006 1:19:00 a. m.

    Hola usuaria anónima,

    Sé que me vuelvo a meter en vuestra conversación, pero siendo esta pública doy por hecho que puedo hacerlo, bien, de hecho solo Pam puede vetarme...jajajaja! ( que chispa )

    A lo que iba, y lo único que me preocupa de todo lo que has dicho.

    Veo que tienes un concepto extraño sobre los hombre en general en cuanto al tema de la sinceridad, pues debes ser que te has llevado muchas decepciones en la vida en los temas amorosos y que has tenido que vivir muchas mentiras por parte del sexo masculino. No opinaré sobre las posibles decepciones que hayas tenido pero me extraña que no sepas que las mujeres saben mentir igual... Es una generalización estúpida que me hace pensar que una parte de tí continua inmadura o gozas de una temprana edad para comprender que generalizar siempre es malo. No te preocupes, no juzgaré tu poca experiencia, pues el tiempo lo pone todo en su sitio y nos da sabiduría a todos.

    Un beso para tí, y hasta nunca, aunque estoy convencida de que aunque no escribas a Pam, continuarás sus apasionantes aventuras.( Te lo digo con la mano en el corazón )

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    viernes, julio 07, 2006 9:12:00 a. m.

    Hola, Eva
    Como mujer que soy, no puedo evitar contestarte, porque realmente veo que tienes mucha curiosidad, y teniendo en cuenta que estamos manteniendo una conversación las dos, me encanta responder a tu mensaje, a la par que me encanta que me hayas leido.

    No tengo una tierna edad, posiblemente, de todos los que escribís aquí, sea la mayor (suele sucederme), aún y así, puedo decir que tengo el gusto de mantenerme, y no hablo en el aspecto físico, sino mental, en una tierna edad y una dulce inmadurez que me hace ver y sentir la vida de formas diferentes en cada una de las ocasiones en qué me encuentro, con la diferencia de que, a parte, llevo encima mi experiencia, y sirve para poder aconsejar, cuando, evidentemente, se me ha pedido consejo, nada más lejos que meterme en la vida de nadie sin que me lo pida, el respeto es primordial en la amistad, para mi sagrada.

    Puedo decir, y estoy muy orgullosa de ello, que tengo más de dos y más de tres amigos/amigas a quienes he podido tener la suerte de adoptar como "hermanos perqueños" (ya me entiendes), o ellos a mi como hermana mayor (tanto monta, monta tanto), precisamente porque tengo la suerte de saber adaptarme a situaciones y momentos y a las personas que me gustan y a quienes cuido con todo mi cariño.

    Pienso y creo que eso es tener suerte, a parte de esto, quien no conoce lo que es la amistad, se pierde una parte o una de las partes más importantes de la vida.

    Que haya o no tenido buenas o malas experiencias con hombres no significa que tenga mejor o peor concepto de ellos. Gracias a dios, puedo tener la racionalidad de saber que por las experiencias que tienes no has de juzgar a todo el mundo por igual, pero sí que has de saber y creo que tu también lo sabes (aunque no lo digas) que, normalmente, hay unos rasgos tanto en hombres como en mujeres, y entiéndeme, estoy generalizando, que los hace precisamente eso: hombres y mujeres.

    Tampoco me quiero extender porque no quiero, o no quisiera, estar en un blog de otro diciendo lo que pienso, no es esa mi intención, en absoluto, pero tampoco quería dejar de contestarte, porque sería muy descortés por mi parte, y nada más lejos de dejarte sin respuesta.

    En definitiva, Eva, no leo a Pamela, simplemente, he leido tu respuesta, que me llama mucho más la atención que los comentarios de Pam, que al fin y al cabo los veo completamente falsos, me gusta más la verdad, por eso te respondo.

    Un beso,

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    viernes, julio 07, 2006 10:07:00 a. m.

    Querida anónima que a partir de ahora llamaré Femme,

    Puedes llamarme Pammy si el problema es que te aburre teclear tantas veces mi delicioso nombre. Es normal que estés cansada de teclear si trabajas haciéndolo.

    Femme, sin duda estaría lo mismo de a gusto siendo un hombre que siendo lo que soy, una mujer hecha y derecha de los pies a la pamela, pero agradezco a la vida que me haya hecho así y me haya dado la oportunidad de vivir este maravilloso abanico de sensaciones. Me maravilla y la emoción me recorre con sólo pensarlo. Me gusta ser mujer y me siento inmejorablemente bien dentro de mi suave y delicada piel. Gracias por tu interés de todas formas, porque el día que me cambie de sexo, si alguna vez decido hacerlo, prometo que tú serás la primera en enterarte de la noticia. ¿Te imaginas? ¡Qué ocurrencia tan divertida!

    Ahora no me viene más a la cabeza que ese acertado refrán que dice “cree el ladrón que todos son de su condición”. Lo cual me lleva a pensar que los juicios que una persona tiende a emitir de las demás suelen relacionarse estrechamente con el comportamiento que esa persona tiene con el resto. Chin-chin.

    Pero no te indignes, Femme, ¡te lo ruego!, porque puedo notar en la curva de mis pestañas perfectas que las personas que me leen son lo suficientemente sensatas para saber con la certeza con la que yo me como la aceituna de mi martini que en ningún caso se decepcionarían al conocerme. Lo cual no quiere decir que deje de sorprenderme esa especie de cruzada a favor de pamela-es-una-mentirosa-compulsiva que llevas a cabo, pues por mucho que lo intento, no logro comprender tus motivos. Será el calor, o que soy rubia natural.

    Quiero decirte sinceramente que no hace falta que leas mis respuestas hasta el final porque me solidarizo contigo y entiendo perfectamente que alguien que debe estar cansadísima después de una larga jornada laboral no tenga ganas de hacer el esfuerzo de leer un párrafo de esta extensión, imagino. Por eso quiero agradecerte sinceramente y de todo corazón el esfuerzo que haces por escribir tu opinión, siempre bienvenida me veo en la obligación de añadir, en este mi humilde diario íntimo y personal. Líbreme Dios y el Espíritu Santo de criticar a nadie alguna vez, nunca querría que se me asemejara con las arpías que rondan por mi club social.

    Brindo por ti, Eva.

    Sincerely yours,
    Pammy

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    viernes, julio 07, 2006 5:16:00 p. m.

    Hola, usuaria anónima, ya he leído tu respuesta y yo tampoco he podido evitar de decirte mi punto
    de vista sobre algunos aspectos de tu último escrito.

    Sí, es posible que seas la mayor de todos nosotros, aunque me queda la duda respecto a pam, pues sin quererte ofenderte querida Pamela, creo que ella no es ya ninguna veinteañera, incluso añadiría treintañera...a partir de ahí no atrevo a arriesgarme más, pues no sé nada de forma certerea. Quiero añadir, que tenga la edad que tenga Pam, me fascina su espiritu juvenil, y anehlo llegar a su edad con la frescura propia de las frutas recién cogidas del árbol, que son incomparables a las que se dejan madurar en el congelador.
    Me alegro que te muevas entre gente de una edad menor a la tuya, pues eso te debe hacer sentir más joven o eso siempre oigo decir. Yo me muevo entre genete de mi edad, más o menos, dos años para arriba o dos hacia abajo.
    Me alegro que la inmadurez de la que dices gozar sea dulce, pues la que suelo ver en la gente que no se corresponde con su edad es irritante, y amarga.

    En cuanto a la amistad es un tema en el que tengo que mucho que decir.Yo amigos tengo más pocos, hablo de los verdaderos, de los que sabes con total certeza que en las peores situaciones puedes contar con ellos, de los que puedes aprender, de los que vives los momentos más felices de tu
    vida, de los que nunca podré olvidar aunque tuviera que separarme de ellos, incluso te diría, que sin uno de ellos, moriría de tristeza. Son personas que pondría por ellas la mano en el fuego, si de una prueba de confianza se tratara y sé que no me quemaría.
    Creo que con esto es suficiente y me he expresado bien, el significado que tiene para mi la
    amistad.

    Pues no entiendo si no has tenido malas experiencias, como tienes ese concepto de ellos, porque que yo sepa, la sinceridad no es un indicativo, ni característica fundamental del sexo masculino.

    Es más, las estúpidas generalizaciones que suele hacer la gente dicen lo contrario, que son las mujeres, las mentirosas y retorcidas. No sé, puede que me equivoque pero para mi no es ningún rasgo de hombre ser mentiroso.

    Bueno, ahí djo dicho todo esto.

    Un saludo

     
  1. Escrito por Anonymous Nenu Mimosa

    viernes, julio 07, 2006 5:42:00 p. m.

    Uyyyyyyyyyy, que calentito está todo esto!!! Hacía mucho tiempo que no escribía Pamela, pero viendo tantas aportaciones, me añado a la refriega. Es apasionante ver que tu blogg va viento en popa a toda vela Pam, me alegro por tí, y por los cambios que está teniendo tu vida. Es divertido entrar y ver, que lo que escribes crea sensación a quien lo lee, mala o buena, cierto es, pero peor es la indiferencia, no?

    Oye, Eva, anónimus y Zeus, podriais decir al menos de donde soys? ( De Cataluña, otra CCAA tal vez, sudamerica no creo porque os expresariais diferente ).

     
  1. Escrito por Anonymous Zeus

    viernes, julio 07, 2006 8:03:00 p. m.

    Siempre me resulta agradable ver cómo unas féminas sacan las uñas de esta forma y se pelean. Os imagino sudorosas en... uff. Bueno, da igual, que luego me decís que soy vulgar, cuando en realidad es lo que en el fondo estáis deseando. Eva, aún estoy esperando a que me robes el corazón y otras prendas de vestir, y me des tu msn para que pueda demostrarte de todo lo que soy capaz. La invitación sigue en pie y cada vez más al rojo. Anónima, no te sientas rechazada, porque tú también me puedes dar tu msn. Lo mismo tú Nenu. Tengo amor para todas. Yo soy de Barcelona, y vosotras?

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    viernes, julio 07, 2006 8:40:00 p. m.

    Jajaja, hola Eva
    No, no te equivoques, tal y como escribes me recuerdas mucho a la forma de escribir de Pam, posiblemente eso para ti sea un "orgullo", pero sinceramente, no te lo digo de esa forma.

    Simplemente, que cuando te leo no sé si te leo a ti o a Pam, o a Luis, como sea su nombre, eso es lo que menos importa en este punto de la conversación, que como bien dice Zeus, está calentita.

    Pero has de entender una cosa, yo no estoy sacando las uñas contra ti en ningún momento, como ha dicho Zeus, simplemente he plasmado aquí lo que pienso, y de lo que realmente estoy segura: Pam no es Pam. Ý además, vosotras que la leeis tanto, deberíais haberlo visto desde el primer momento, aunque me da el efecto que lo que os gusta es esa imaginación que tiene y esa forma de escribir tan pintoresca que, de veras, si te pones, no es tan dificil.

    Simplemente has de meterte en el papel y empezar a dejarte llevar con los dedos y esas "uñas lacadas", jajaja.

    En todo caso, y como he dicho en otras ocasiones, como mujer que soy, me he enganchado a contestarte, pero no a Pam, simplemente a ti, y porqué no, a Zeus, que no lo conocía, también lo saludo, parece más simpático y con un vocabulario más sencillo, sin ofender, más como el mío, sin ganas de pintar más de lo que es ni de escribir más de lo que parece.

    De todas formas, sé que me vas a contestar, porque estás irritada conmigo por el ataque que le hice a Pam...my.

    Me sabe mal que te irrites por eso, pero está claro que si ella deja la opción a que todo el mundo escriba, sabe que se puede encontrar con personas con una mente más "simple", que es lo que ella piensa, que la ataquen por las barbaridades que llega a decir.

    Pero no por eso has de enfadarte conmigo, simplemente caí en este blog por casualidad, el cual, te prometo de nuevo aunque te sorprenda, no he leido, pero sí que te digo también que te leo a ti, y evidentemente, alguno de los comentarios de Pam cuando me ataca, realmente va a perder una de esas uñas que tiene tan largas y viperinas, ya que en tonos muy dulces y suaves me está intentando machacar.

    Pero sabes qué? No hay nada más bonito que saber ignorar las palabras bonitas con comentarios desagradables escondidos, y si a esta altura (treintañera) me tengo que ofender por estos martinis con una oliva pinchada, mal iría.

    De todas formas, sigo en lo mío: no pasa nada, al fin y al cabo me metí yo aquí y no me obligó nadie. Digamos que tal vez me gusta desvelar a las personas que se esconden en aventuras de enanitos mágicos, al igual que cuando se meten conmigo intento hasta el punto que me canse, claro está, demostrar que no voy tan equivocada como te pueda parecer.

    El problema más importante que tengo es la curiosidad y sí, hoy en entrado pensando que me habrías contestado, Eva, y sí, lo has hecho, y no puedo por más que tener la duda de quien eres, si Pam, Eva, Lucy Boom... pero no importa, ¿verdad que tu sabes quien eres? ¿verdad que Pam sabe quien es?

    Pues con eso yo estoy tranquila, porque todos sabemos quienes somos, y ahí está la cuestión, seguir sabiéndolo, y si en algún momento Pam decide cambiar de sexo, cosa que no será necesaria, pues mira tu, podrá iniciar otra historia y seguir con su vida, sus martinis y sus olivas pinchadas en un palillo.

    Lo siento, pero es que yo peco de sincera, y rozo la antipatía en ocasiones, Eva, pero no es mi intención buscarte las "pessigollas", todo lo contrario, sino no te escribiría ni te leería.

    A parte de todo, un besazo bien fuerte, Zeus, encantada de conocerte, seguro que eres un solete, al menos, seguro que divertido, y Pam, hasta luego, a ti no tengo nada más que decirte, nada. Solo esperar ver el día que abres tu sinceridad y les cuentes a todos quien eres y como eres.

    Siempre un gusto,
    la femme?

    ¿

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    sábado, julio 08, 2006 2:01:00 a. m.

    Querida Femme,

    De nuevo debo agradecer los grandes esfuerzos que haces al escribir tales escritos en mi diario íntimo y personal, mis ojos se nublan por lágrimas de emoción porque sin duda eres la que tiene el récord de longitud por ahora. Te lo agradezco con toda mi sinceridad, con la copa sobre mi corazón, porque estás contribuyendo con tus opiniones a que crezca mi diario y se haga cada vez más interesante y divertido.

    Femme, sólo me apena el hecho de que no quieras nunca dirigirte a mí más que indirectamente, cosa que, por otro lado, en otras circunstancias podría considerarse como una total e imperdonable falta de modales por tu parte. Pero como estás en mi casa y aquí yo determino el protocolo a seguir, te comunico que no te preocupes, puedes comportarte como te plazca dando rienda suelta a tus impulsos más ocultos y a la anarquía interior que parece dominar cada célula de tu cuerpo y cada mechón de tu pelo. Esa es la maravillosidad del anonimato, ¿no querida? Eres deliciosamente atrevida.

    Estoy indiscutiblemente confusa. Pamela no es Pamela... Pammy, Luís, Eva, Lucy Boom y otras chicas del montón... sinceramente, me he perdido, ya sabes que soy rubia natural. ¿Cuál era la cuestión realmente importante?, ¿ser o no ser?, ¿hombre o mujer?, ¿Chanel o Christian Dior?, ¿quién es realmente una misma?, ¿a qué huelen las núbes, y la música?, ¿Pamela soy yo o eres tú, es ella o la de más allá?, ¿yo soy yo misma? Realmente, el mundo es un manicomio, me doy cuenta. Cuestiones tan trascendentales deben tener un mensaje cifrado tras las letras, una verdad oculta en los entramados de esas enigmáticas palabras.

    Yo no soy Eva, Eva no soy yo, yo soy Pamela y soy una mujer, yo soy yo misma y hasta ahora eso había creído, pero me has hecho pensar en la filosofía oculta tras los velos de la vida, en Platón, Aristóteles, Epicuro, Freud... Mis dedos se mueven lánguidamente de una a otra tecla porque no sé por qué te empeñas en torturar mi alma inocente haciendo que lo repita una y otra vez: ¡soy una mujer! A veces siento que mi parte masculina y mi parte femenina entran en conflicto como dos pequeños duendecillos juguetones, sí, pero nunca me había planteado que se me pudiera percibir tan intensamente masculina a los ojos de una desconocida que me lee al otro lado de la pantalla. Qué interesante.

    Realmente me veo en la obligación de darte la razón, porque en verdad no me resulta nada difícil expresarme como lo hago. Lo que nunca me había planteado es que la laca de mis uñas tuviera algo que ver. ¿Te refieres a algo así como los zapatos de Dorothy en el Mago de Oz? Qué idea tan sublime... que la laca mágica de mis uñas rosas sea la que haga fluir mis dedos con esta soltura tan deliciosa.

    Líbreme Christian Dior de violentar ni agraviar a ninguno de mis acérrimos lectores, y lo digo con la mano sobre mi copa de martini, que bien sabrás que es sagrada para mí. A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar sed, no, ay, quería decir que jamás fue mi intención atacar ni ofender a nadie. La verdad es que cuando me siento sobre mi cama de sábanas de seda, con mi portátil sobre las piernas cortándome ligeramente la circulación, es como si realmente fuera la laca de mis uñas perfectas la que escribiera por mí. ¡En serio! Es tan bonito tener alas en los dedos que me encantaría que todos pudierais sentir esta burbujeante sensación.

    Hasta luego a ti también, Femme, espero que sigas sin tener nada que decirme, pues sin duda resulta muy productivo. El día que me abra como una rosa que todavía es un tímido capullo será aquél que llegue a mi vida el amor completo, inconveniente, alocado y arrebatador que espero anhelante con todo mi ser. Cómo soy y quién soy ya lo dejé claro hace tiempo, cuando inicié esta fantástica aventura que está resultando ser tener un diario íntimo en internet, claro que entiendo que si no has leído ninguno de mis escritos lo ignores por completo.

    Enardecidamente tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    sábado, julio 08, 2006 3:20:00 a. m.

    Venga, ya que me has escrito, voy a ser EDUCADA (solo esta vez y contigo) y te voy a contestar, pero realmente, no sé qué contestarte, llámame tonta, pero sabes qué? De todo lo que has escrito solo deduzco una cosa: te ha enojado que escriba más que tu, jajaja.

    Disculpa, Pammy, al igual que tu te pierdes con tu laca de uñas, tu portátil entre pierna y pierna, y tus muchachos o muchachas, yo me pierdo hablándote de esta manera. Me encanta, porque sé que estás mordiéndote las uñas de los pies (que espero que no estén lacadas de color rosa, ai ush) mientras me estás leyendo.

    Y sí, has de agradecerme que esté escribiendo en tu diario, porque creo que le he dado un cambio de aires, un interés que antes estaba perdido en tu siempre gran imaginación. Yo soy CLARA, SINCERA, y mujer, algo que a ti te mata, ya que tu no lo eres, uy! disculpa, no recordaba que eras rubia natural. Lo importante siempre lo dejo de lado, de nuevo mis más fervientes disculpas hacia tu melena.

    En definitiva, no hablo contigo porque no me gustas, no me gustan los mentirosos, no me gustan los falsos, me gustan las personas, que aunque pudiendo causar dolor, se expresan con sinceridad. De ahí que te conteste, y te siga insistiendo en mis SIMPLES TEORIAS, que sin duda, son ciertas, sino, no me estarías escribiendo.

    Sin nada más que decirte, solo hacer una aportación en tu diario: Estás perdiendo el glamour cuando hablas conmigo, será que todo lo malo se pega? O será que cree el ladrón que todos son de su condición?

    Por dios, ahora sí que te cogería una copita de martini con una olivita, y mira que no me gusta!

    A parte, aprovecho la ocasión, como MUJER que soy, de mandar unos besos con estos mis labios pintados de carmin (eso sería lo que tu dirías? Evidentemente, utilizando un vocabulario más rocambolesco.

    Muac, cariño

    Soy femme, que significa MUJER!

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    sábado, julio 08, 2006 4:54:00 p. m.

    Querida Femme,

    Oh, educación, sutileza, dulce dulce madurez, honestidad, sinceridad, claridad, sensatez, glamour, estilo, feminidad... son palabras que no están escritas en el vocabulario del libro del alma de todo el mundo. Touché, querida Femme.

    Tuya hoy, tuya mañana, y agradecida toujours de tener tan cerca a la presidenta de mi club de antifans
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    sábado, julio 08, 2006 6:45:00 p. m.

    Has dado en el clavo, usuaria anónima, pues me siento orgullosa de escuchar que te recuerda mi forma de escribir a la de Pam, pues de su boca solo sale poesía, y nunca, excepto a escritores conocidos, había leído con tanto gusto los escritos de una persona desconocida. No importa realmente, la forma en que lo digas, si no por que lado me lo tomo yo, y que por cierto te lo acabo de explicar.
    Cuando me lees a mi, soy yo a quien lees, pues la vida no es tan complicada como eso, aunque algunas personas se empeñen en complicarla continuamente y sacar al gato no tres pies, sino cinco y seis. Gracias a Dios, ( que no gracias a Cristian Dior!!! Por favor Pamela, no me digas que es una deidad tuya, que me parto de la risa, que chispa tienes, jajjaja)soy una persona sencilla, siempre lo he sido y que yo sepa los gatos tienen cuatro patas solamente. Y por cierto, no será este punto de la conversación tan poco importante cuando lo dices y lo repites luego dirigiéndote a Pam de nuevo.

    Yo no me he planteado más que una vez quien puede ser Pam, y al ver que no me llevaba a ningún lugar, vi claro que lo realmente importante era que lo que decía me divertía y me hace pasar buenos momentos, y su sexo, para mi no tiene ninguna importancia. Ni nunca me importará, aunque ahora que lo dices tanto repetir que eres una mujer me hace plantearme si no serás un hombre, a lo que yo misma me responderé ( táctica que veo que utilizas tú )que como me diviertes tampoco me importa. Sé quien te apetezca ser, usuaria anónima. Yo te acepto tal y como quieres que te veamos, pues esa tu elección y la respetaré.

    Veo que aprecias el mérito que tiene la forma de escribir de Pam, de tus comentarios se desprende esta conclusión.
    A diferencia de ti, yo veo muy difícil meterte en un papel sobretodo si hubiera de imitar a Pamela, escribir como si fueras otra persona, yo no podría hacerlo ni aunque me lo propusiera. Pam, o quien sea es única y auténtica. Le tengo mucho cariño, es muy rara la sensación que siento respecto a ella.

    Que tu vocabulario sea más sencillo no significa que no ofenda, pues he de decirte, que si yo fuera Pam, hace tiempo que me hubiera ofendido, pero al ver como se toma ella la vida me ha dado una nueva lección.

    No me ha irritado tu ataque. Tu misma te dejas en la altura en la que estás, que obviamente no hace falta decir.

    Y por supuesto que todo el mundo puede escribir, no has notado que me encanta hablar contigo. Si no hace tiempo que te hubiera ignorado, y por favor te pido, que no dejes de escribir porque a parte de dar volumen al diario de Pamela, me haces pasar un buen rato. No des por hecho que estoy irritada, es de mala educación atribuir cosas negativas a los demás antes de que ocurran, aunque veo que nuevamente es una técnica de escritura que utilizas.(Técnicas de psicología sencilla, no haría falta estudiar la carrera para verlo)

    Perdona, me he perdido, en qué párrafo Pamela insinúa o dice que somos más simples los demás. Lo he buscado, ofuscada al escuchar lo que has dicho, pero no lo he encontrado. No será que ves en ella, lo que tú misma piensas de tí? No será una pequeña inseguridad como de las que nadie se puede escapar?

    No me ha sorprendido que me digas que no lo lees, pues cada vez que escribes lo repites. Y, para tu tranquilidad te creo. Sé que ella no es de tu estilo, y comprendo que te asquee con lo diferentes que parecéis ser. Si Zeus hablara más también me cansaría de él al igual que tú de Pamela.

    Me alegro que reconozcas que tu sola te metiste aquí, y que desde hace unos días escribes en el blog, sin coacción alguna, unos textos de media de siete párrafos.

    Y te vuelvo a responder que yo soy Eva, y Eva soy yo, ( y el apodo "ladrona de corazones" viene por circunstancias de mi vida personal ). No hurgo, ni retuerzo más sobre la identidad de Pam, me gusta el misterio, aunque la curiosidad también sea una característica mía, me puede más el espíritu aventurero, no me gusta saberlo todo, ni me va el marujeo.

    Por suerte mi sinceridad roza la simpatía, pues es un adjetivo que oigo con mucha asiduidad. Como es la vida, somos dos caras de una misma moneda que representa la sinceridad.

    Un beso para acabar, porque te aseguro que eres de las pocas que provocas en mi ganas de escribir textos tan largos.

     
  1. Escrito por Anonymous Zeus

    sábado, julio 08, 2006 8:14:00 p. m.

    Mmmmm, me encanta. Tengo que reconocer que me ponéis. Todas. Saludos a ti también, leona anónima. Ya me gustaría que me clavaras a mí tus uñas y tus dientes. No, mejor los dientes no que según donde duele. Prefiero tu lengua, que si la mueves tan bien como los dedos al escribir, debe hacer maravillas. Si quieres podemos vernos por msn y me muestras de lo que eres capaz. Seguro que eres tan simple como dices ser, menos en la cama, ¿verdad macizorra? Esta noche ya me has dado material para mis momentos de soledad. Aunque esos momentos no abundan para mí.

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    sábado, julio 08, 2006 8:24:00 p. m.

    Ufff, estoy abrumada, que no es que me abru más, jejeje, siempre es bueno empezar las conversaciones con un tono bromista, porque veo que os estais irritando por momentos, y Eva, como digo siempre, y repito, nada más lejos de mi intención que irritarte.

    No entiendo por qué te enfadas tanto conmigo, ni entiendo por qué sacas conclusiones tan extrañas, debe ser que no tengo la suficiente capacidad, ni la carrera de psicología para adaptar tu lenguaje a mi mente, pero chica, ni H&M está a este nivel, jejeje (disculpa, estoy de broma, hoy).

    Bueno, no sé por qué buscar entre los escritos de Pam que haya dicho ella misma que sois simples, acaso lo he dicho yo así?Creo que no, pero no voy a buscarlo, sino perderé demasiado tiempo y escribiré demasiado poco, cosa que como ves, no hago nunca. SI escribo, escribo, para tonterías, me quedo fuera.

    ¿Te has planteado o te has preguntado de qué estamos discutiendo? De veras, es que no entiendo ni de qué estamos hablando a estas alturas, ni por qué hablamos tanto, supongo que como a mi, te pica la curiosidad, pero a mi me picó inicialmente por contestar a Pam, y si te fijas, ahora casi todos mis escritos de los dedico a ti, que como ya he dicho me la recuerdas en tus formas de escribir, pero en este último comentario, he de decir que no, aquí no.

    Aquí te he visto irritada y molesta, y yo no te quiero molestar en ningún momento, Eva, de veras, si lo estoy haciendo, tu me lo dices, y yo me retiro, aunque por tus palabras deduzco que te gusta hablar conmigo.

    ¿Tienes dudas de si soy hombre o mujer? Bueno, pregúntate también si eso es realmente importante. Al fin y al cabo, nunca nos vamos a ver, ni nos vamos a rozar, esa es la picardía de internet.

    Cuantas personas utilizan este medio para demostrar lo que no son? ¿Cuantas personas, tímidas, introvertidas, cerradas y tantos adjetivos más? Muchas usan este medio porque no son vistas, porque aquí pueden plasmar esto y tantas otras cosas más, porque es su única manera de expresar lo que no saben hacer cara a cara?

    Hay personas que leen este diario y me conocen, y saben perfectamente lo que soy y como soy, aunque tampoco te creas, hay personas que creen conocer y no conocen nada, ya me entiendes. Quien sabe, podrías ser tu una de ellas y yo no saberlo, pero no importa, como siempre decimos, y en esto estamos de acuerdo: tu eres Eva, y yo soy... Femme, como bien dice Pam.

    De todas formas, me alegro provocar en ti ganas de escribir textos largos, porque entre tu y yo estamos dando una vida al diario de Pam un poco más realista, a parte que Pam últimamente debe tener una vida vacía porque no ha escrito nada más en su diario, y sus últimas líneas dedicadas a mi persona eran breves, muy breves. AUnque estoy segura que no, no es por eso, es que está demasiado ocupada con sus ... hombres.

    Si ya me dicen que soy desagradable, pero no pensaba provocarte esta reacción. Me sabe mal, de veras, podríamos estar hablando del mar, del tiempo, de las vacaciones, de marcas de ropa, tampoco me importa hablar de eso, pero siempre en un tono realista y sensato, la imaginación es mejor dejarla para otras cosas.

    ¿Te has fijado que nos estamos escribiendo cada día? Estoy segura de que, en otro contexto, nos llevaríamos muy bien, lástima haber entrado en terrenos equivocados. Pam ha escrito a las 4,54, tu a las 6,45 y yo ahora. Ni que estuviésemos juntas, jajaja.

    Un beso, guapa, disfruta el fin de semana que el lunes nos toca trabajar.

    Y para intentar hacer un cambio agradable y para que veas que yo no voy al ataque. ¿Haces vacaciones? ¿Te vas? Espero que sí, y que disfrutes mucho, cuando disfrutamos el tiempo pasa demasiado rápido para todos. Cuéntame cosas, hasta nos podríamos dar el msn para charlar más tranquilamente y no quitar espacio a Pam, fíjate!

    Hasta luego!! Piensa en lo que te he dicho, amor

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    sábado, julio 08, 2006 8:28:00 p. m.

    Jajaja, Zeus, estamos escribiendo al mismo tiempo? Esto es estar en conexión lo demás son tonterías! Sí señor!

    Me alegra darte motivos para hacerte unos trabajillos manuales, pero mejor fuera que no hubieras de hacerlos tu, no? Por mi parte, tranquilo, mis uñas no son tan afiladas como aquí cree todo el mundo, de veras. En cuanto a ser simple, bueno, yo no diría que la palabra simple se pueda utilizar en todos los aspectos, no me considero ni simple, ni complicada. Creo que soy como soy, y tal como escribo debes leerme.

    En todo caso, veo que estamos todos muy conectados, y me alegra dar vidilla a este blog, Pam estará contenta, y se quejaba de mi! cachis! como son las cosas.

    Venga, Zeus, el tema msn, pues no sé, pero si va a ser causa de tu goce, me lo pensaré, yo gozo de otras formas, pero si es tu gusto, me lo pienso.

    Un besazo, guapo!

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    sábado, julio 08, 2006 8:51:00 p. m.

    Querida Femme,

    Ante todo, no puedo hacer más que expresar mi gran satisfacción de ver cuán productivamente y rápido escribís en mi diario íntimo y personal. Me llena de júbilo y gozo hasta el último de mis poros.

    Leo entre líneas tu gran pesar y decepción porque he dedicado a tu persona un texto breve, muy breve. Pero no te pongas triste, no me perdonaría nunca si llegase a pasar algo así, si te he dedicado un texto breve, tan breve, ha sido para facilitarte la árdua tarea de leer, ya que no ahorras esfuerzos en repetir una y otra vez que no lees de mis escritos más que las primeras líneas.

    También puedo sentir que deseas con ardor leer el próximo escrito de mi fascinante vida, a la que sin duda estás aficionada, de ahí que notes ese vacío en mi diario, ¿verdad querida? No, no respondas, sé que es tan cierto como que la laca de mis uñas perfectas es rosa. No he podido escribir en mi diario íntimo y personal porque no me has dado descanso, esa es la verdad, y por supuesto, antepongo a mis apreciados fans y antifans antes que a escribir los capítulos de mi vida.

    Por cierto, el espacio en mi diario ocupa tan poco como el saber en una mente, así que no te preocupes por ello, podéis seguir escribiendo con la conciencia tan limpia como el sol impactando en una blusa blanca colgada en un verde prado.

    Por último, no puedo más que añadir que me llena de indescriptible satisfacción que dos completas desconocidas puedan a lo mejor llegar a conocerse gracias a que yo un día decidí crear este diario en internet. Me siento tan importante en este momento, que los pelos se me han puesto como escarpias. ¿Os dáis cuenta del poder tan enorme que tenemos para cambiar la vida de la gente que hay a nuestro alrededor? ¡Qué emocionante!

    Siempre tuya,
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Zeus

    sábado, julio 08, 2006 9:19:00 p. m.

    Estamos escribiendo al mismo tiempo! Eso es una señal indiscutible de que tu almeja es para mí. Y a mí me encanta el marisco. Demuéstrame la suavidad de tus uñas y yo te abriré las puertas del cielo, cariño. Piénsatelo, pero no tardes mucho que el tren sólo pasa una vez.

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    sábado, julio 08, 2006 9:23:00 p. m.

    Jajaja, no dejo de pensar todo el rato que cada vez que escribo hablo con todos al mismo tiempo y que todos sois la misma persona, jajaja. Pero bueno, no deja de ser divertido. Yo estoy fuera, los demás dentro, ya me está bien, es un juego, nos gusta jugar?

    Pam, solo dos lineas, he quedado con unos amigos y no puedo perder por mi tiempo contigo, disculpa.

    No tergiverses mis palabras, guapísimo, estás sacando de contexto lo que he dicho, pero no importa, tranquilo, entiendo que algo tendrás que decir cuando yo no hablo contigo.

    Recuerda, estaba hablando con Eva.

    Un beso, Pam, suave, dulce y sensual, muy sensual, en esos labios carnosos, que te gustaría llevar en un tono... rosa, a conjunto con unas uñas lacadas? Sí, seguro que sí.

    Muacs!

    Zeus, se te va un poco la olla, cariño, pero no importa, tengo la suerte de poder admitir todo tipo de diálogos, un besazo para ti también, pero solo una cosa: el tren puede pasarte a ti también, no te equivoques. Yo escojo, y en ese aspecto, estoy ocupada, lo siento, amor.

     
  1. Escrito por Anonymous Zeus

    lunes, julio 10, 2006 10:52:00 a. m.

    Es una lástima que estés ocupada porque tenías pinta de ser una leona, anónima. Yo podía haberte enseñado de lo que soy capaz con mucho gusto. Otra vez será?

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    lunes, julio 10, 2006 6:17:00 p. m.

    Respuesta a usuaria anónima del día 8/07/06.Hora.8:24

    Hola Usuaria anónima.

    Me alegro que empiezes los textos con un tono bromista... al menos lo intentas. Ha tenido gracia sobretodo, la segunda parte, cuando dices que nos irritamos por momentos....( que chispa!!). Puedes quedarte tranquila, pues sé que no es tu intención irritar, ya veo que eres irritante de forma natural, sin quererlo, al igual que Pamela es rubia natural.

    Ciertamente no tienes suficiente capacidad, de nuevo vuelves a dar en el clavo, y tu misma has llegado a esa conclusión, sin yo tener que si quiera insinuartelo. Al mismo tiempo, tengo que decirte que andas un poco equivocada al pensar que estoy enfadada, pues tengo una paz interior al hablar contigo que iguala la paz que siento, cuando miro la serie mujeres desesperadas.

    No me planteo nunca, si estamos discutiendo algo en concreto o algo en general, yo solo leo tus textos y respondo metódicamente a todo lo que me planteas, no hay ninguna segunda lectura más a mis escritos. Yo sí sé porque te hablo, y es porque te respondo a tí. La questión es, sabes tu porque me hablas a mi si a estas alturas no sabes ni de qué me hablas, solo tienes vagas suposiciones intuitivas que te indican que me has de decir cosas...No sé, esto comienza a ser muy retorcido de tu parte...( ves como se cumple como lo de que las mujeres tienen fama de ser retorcidas...Por suerte yo rompo la generalización, pues soy sencilla como ya te dije).

    Vuelvo a repetirte, en respuesta a tu escrito (párrafo 5º), que no me molestas,pues no sé que tengo que hacer para que te creas que me encanta responderte. Te lo he dicho tantas veces que empiezo a pensar que solo lees lo que te interesa de lo que yo te digo... (Esto huele a chamusquina...)Y por favor no digas que deduces que me gusta hablar contigo, pues he sido yo misma, que anteriormente y repetidas veces te lo he dicho de forma clara y explicita. Mujer, ni que fueras Sherlok Holmes...jajajaja

    Sabes, sí que te voy a reconocer una cosa. Me estresa un poco que no leas lo que te escribo. Pues ya te dije que no era importante si eras hombre o mujer, por favor, releete mis textos otra vez si ves que no has entendido algo. Así que, solo si puede ser, te pediría que no me digas que me pregunte si es realmente importante que seas hombre o mujer, te repito, que eso jamás ha sido imortante para mi.

    Si te consideras tímida, introvertida, "insegura", y tantos adjetivos más que en el www.rae.es podrás encontrar, pues no creo que sea conveniente que este diario sea la forma de solucionarlo. La mejor forma es hacer amigos sanos y con ganas de vivir la vida, que ta hagan sentir lo maravillosa que es la vida. Conocer todo tipo de gente ( cara a cara )para compartir la forma que tiene ellos de ver la vida y vivirla.

    Oye, no me digas que más personas te dicen que eres desagradabe? Qué bien, no soy la única que lo notaba! A veces pienso, seré exagerada?? Ahora ya veo que no. Mi percepción se ajusta a la realidad.
    Menos mal que no estamos hablando del tiempo, para eso ya tengo a mis vecinos que cada vez que bajo o subo en ascensor a mi casa me sacan el tema. Tu no pareces ser tan aburrida, o digamos mejor, sé que si fueras tu mi vecina no harías el paripé. Yo tampoco lo hago a nadie. Que horror!!

    Sí, por lo visto estabamos todas escribiendo a la vez, pero teniendo en cuenta el nivel de enganche que tenemos al diario de pamela, tampo es tan raro coincidir alguna vez, no?

    En fin, como dices tu, en el último texto, esto es muy divertido, y no solo esto y responderte a ti es un reto, si no que la vida misma lo es. Todas las personas, menos las pasivas jugamos al maravilloso juego de "vamos a vivir la vida".

    Un saludo a todos.

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    lunes, julio 10, 2006 6:46:00 p. m.

    Eh! Eva, te has caido de la cama esta noche?

    Pero qué jartá de chorradas has soltado en un momento, mi niña!

    Me lees? Me lees bien? Pues hasta aquí mis comentarios contigo, me has cansado con tus chorradas de niña pequeña.

    Cuanta imaginación tienes y que llena estás de aburrimiento, hija. Muy importante: aprende a leer y no pienses que todo el mundo escribe con segundas, es VERY IMPORTANT para tu camino.

    Y ahora coges todo el diario imprímelo y leetelo mil veces, ese es mi castigo para ti, que es una putada. Pero al menos así estarás feliz y cuando vuelvas a escribir lo harás con un poco más de alegria, que veo que te falta.

    Aquí se acaban mis monólogos, cuando me irritas me cabreo, y tengo cosas mucho más interesantes que hacer que cabrearme con una desconocida, amor.

    Así que vete olvidando de leerme, porque has conseguido que me vaya. Si lo querías, ahí lo tienes, te doy ese gusto, mimosa.

    Gusto, o pena, porque me das el efecto de haber cogido una dependencia conmigo que ahora te va a faltar.

    Tómate un martini, amor, y hazte un par de pajillas, ya verás que gusto, y la aceituna, al final.

    apa-li! Que sarna con gusto no pica, pero mortifica!

     
  1. Escrito por Anonymous Eva, ladrona de corazones

    lunes, julio 10, 2006 7:48:00 p. m.

    Anónima,

    Mujer, como te enfadas por esto, no te quería ofender tanto, así que no te vayas enfadada. Solo es un juego, pensé que nos estábamos divirtiendo.
    Piensa que el que ataca tiene que estár dispuesto a recibir los golpes que le devuelvan por sus ataques. y si no sabes defender...
    te meten un gol.Como a ayer a Francia.

    Venga va, animáte y continua la batalla, que si lo piensas friamente es divertido.
    y haré ver que no he leído esas cosas tan feas que me dices al final de tu escrito que parece que se salen del juego.

    Un beso, y una rama de olivo.

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    martes, julio 11, 2006 12:32:00 p. m.

    Querida Femme,

    Ante todo, acepto de nuevo tus disculpas como ya hice la primera vez que llegaste a mi humilde diario íntimo y personal, hace ya tantos días, cuando te disculpaste certeramente, creo recordar, por no ser educada y elegante, pero acepto a las personas como son y sinceramente quiero que estés tranquila a ese respecto, querida, no importa que seas así o de otra forma.

    Desde luego, no me gustaría hacerte perder tu tiempo de ninguna de las maneras, eso es horrible y sería imperdonable por mi parte, y no me cabe duda que no pierdes más que el que estás dispuesta a perder de un buen principio y que tampoco te escasea en cuanto escribes en esas longitudes, pero siéntete libre de escribir cuando realmente lo desee tu cuerpo, a pesar de que esperaremos anhelantes con el alma compungida en un puño a que vuelvas a hacerlo.

    En mi diario íntimo y personal mi esencia flota en todas partes como un perfume embriagador, es por ello que no debe extrañarte que me dirija a ti a pesar de que hables de mí como si no estuviera presente. Nunca intervendría en una conversación de no haberme involucrado en ella uno de los participantes, ¡sería una falta de cortesía imperdonable! y estoy segura de que me enseñaron muy buenos modales en el internado de Inglaterra en el que pasé gran parte de mi infancia.

    Y disculpa ahora tú mi descortesía por no aceptar un beso suave, dulce y sensual, muy sensual, de tus labios, pues no son los labios de una mujer los que yo desearía en ningún caso que rozasen los míos, ni pintados con el carmín más mágico de Chanel que la convirtiese en la mujer más encantadora y glamourosa de la faz de la tierra, atributos que, salta a la vista virtual, obviamente todavía están por aparecer en escena en este caso.

    Tuya para siempre, y bon voyage te echaremos de menos
    Pamela

     
  1. Escrito por Anonymous Anónimo

    miércoles, julio 12, 2006 8:06:00 p. m.

    De acuerdo, querido, todo lo que venga de ti es bien recibido.

    Esta vez me despediré de otra forma, ya sé que no te gustan los labios de una mujer, que seas hombre no significa que te gusten las mujeres! Eso nunca lo he dicho, y me alegro, al menos, así coindimos en algo!

    Un abrazo, machote

     
  1. Escrito por Anonymous Pamela

    jueves, julio 13, 2006 10:49:00 a. m.

    Querida Femme,

    La lógica que mueve las alas de tu navío escapan a mi entendimiento cual flores arrastradas por el viento que caen en profundos y oscuros pozos, querida. Sin duda resultas un misterio fascinante y entretenido para quien como yo tiene curiosidad por saber el motivo que impulsa tus dedos a decir tales cosas. Mas no te apures, siéntete libre de seguir haciéndolo, pues estaré encantada de leer todo lo que tengas que decir. Eres deliciosamente alocada y atrevida, querida.

    Siempre tuya,
    Pamela

     

Susúrrame  |   Inicio